CARICIA CALZANDO A CENTROAMERICA

Iniciaba la década de los años 70, cuando un visionario vendedor de ropa interior fue abrazado por el destino, debido a unas pantuflas hechas de toallas que aparecieron en la escena, con lo que se sembró la semilla de una prospera empresa familiar que llevaría calidad y comodidad a los pies de los salvadoreños.

Fue así como don Guillermo A. Egan funda en San Salvador, Industrias Caricia, S. A. de C. V. en un mes de octubre del año 1971, y se estrena la fábrica diseñando zapatos tenis, zapatos escolares y de trabajo pesado, productos elaborados con un alto nivel técnico debido al aporte de los hijos de don Guillermo, quienes se especializan en el uso de maquinaria especializada por un lado y en las finanzas con otro de sus hijos.

Lo anterior define a Industrias Caricia como la empresa de innovación y de la mejor calidad en la fabricación de calzado en El Salvador, considerando el alto nivel de conocimiento de la industria, la filosofía de combinar la alta calidad con la comodidad de la gente, el uso de la tecnología y el adecuado manejo financiero, apoyado por maquinas sofisticadas que permitió llevar al mercado un producto que muy pronto seria acogido por toda la población, especialmente entre la estudiantil, llegando a ser también, un exitoso producto de exportación.

Así por ejemplo: se fabrica toda la línea de botas de trabajo, zapatos de seguridad con cubos de acero, suelas para aguantar humedad y los solventes, lo que las convierten en botas de trabajo de un nivel alto; o bien, los zapatos hechos para la población de los jóvenes estudiantes, zapatos que tienen todas las características de un ganador y sobre todo la parte de la moda que es la que más les interesa a nuestros muchachos, a los jóvenes de la familia; es un producto que sigue haciendo “home run”; y no se puede dejar de mencionar las sandalias y el zapato deportivo, con los cual se cubre un amplio abanico de opciones para el mejor caminar de quienes buscan cuidar de sus pies.

En estos 51 años de trabajar por la comodidad de la gente, Industrias Caricia tuvo que enfrentar diversas circunstancias que han afectado la vida nacional y por ende a la misma población, tal es el caso de los terremotos (1986, 2001) que sucedieron en nuestro país y últimamente con la pandemia (2020) que obligó a cerrar las instalaciones por no poder vender durante la cuarentena, no había oportunidad de vender, se estuvo bastante limitados en el desarrollo normal de las operaciones y no solamente acá sino en toda la región, esta ha sido una de las causas que más ha afectado a la empresa; pero debido al profesionalismo de su personal, quienes guiados por una gerencia con calor humano y con el uso de todas las herramientas tecnológicas se logró una recuperación que aún continua en pleno desarrollo manteniendo así la estabilidad y el crecimiento de la compañía.

Pasada la tormenta, se ha logrado que el mayor éxito de Industrias Caricia se da por la aceptación popular de sus productos, sobre todo de la línea de productos escolares, que ha sido un exitazo, “casi un caso de estudio” según manifiestan los ejecutivos de la empresa, además de cómo se hace correctamente un producto, investigando las necesidades del mercado para suplir esa  necesidad “al centavo”.

En la empresa se trabaja en base a la norma internacional ISO-9001 y ese es el rector de toda la producción, siendo así un producto elaborado bajo una estricta norma de calidad, lo que da como resultado un zapato excelente en términos de calidad y aceptación.

Para llevar beneficios adicionales y como parte de la responsabilidad social, Industrias Caricia diseña promociones y formas de llevar economía a la familia salvadoreña. Es con el uso de la tecnología de los celulares, permitiendo la compra en línea y así tener acceso a todo el amplio catálogo de productos para poderlos pedir directamente a domicilio y además, ir acumulando puntos para poder pagar con ellos en nuevas compras, además de participar en ofertas obteniendo descuentos en cada una de las compras, lo que se facilita con una visita a la página web: caricia.com, donde se encuentra una plantilla que se puede imprimir para poderse medir el pie y saber cuál es la talla que se debe elegir.

Así se innovo la costumbre de ir hasta la tienda comprar los zapatos, ya que ahora estos “caminan solitos” hasta la casa del comprador, lo cual ha sido un rotundo éxito… un canal nuevo de ventas que no se tenía antes y que ahora ya está a la disposición de todo el mundo y listo con la promesa de: “se lo entregamos el siguiente día a más tardar”.

De cara al futuro por venir, la empresa abre sus puertas a otras empresas dinámicas que quieran prosperar al ser representantes de ventas de los productos de calzado de Industrias Caricia y con ello ampliar sustancialmente las opciones de compra de las familias en Centro América y el Caribe, donde ya se tienen importantes alianzas y se están distribuyendo los zapatos con una filosofía de “Ganar Ganar” compartiendo con otros un excelente negocio.

Esta es el caminar en los últimos 51 años, de una particular fábrica de zapatos salvadoreña, en la cual sus dirigentes han pensado primero en la calidad y en la comodidad de todos los “caminantes” de todas las edades, quienes encuentran ahora la adecuada respuesta a sus propias necesidades de vestir sus pies confortable y económicamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *